El problema con las etiquetas

"El concepto "homosexual" en verdad funciona como una categoría de negación que incluye a todos los que no sean "heterosexuales". La etiqueta no dice algo sobre un individuo, aparte del mero hecho de que no es heterosexual. No tiene sentido clasificar a todos estos individuos diversos como "homosexuales" y luego decir que la Biblia tiene un sólo mensaje de condenación que abarca a cada uno de sus situaciones; hacer esto disminuye la complejidad de la vida humana a un sólo término abominable. Por condenar la homosexualidad con tanta pasión, se podría decir que los cristianos han contribuido al fortalecimiento del deseo sexual como central a la identidad humana.

Jenell Williams Paris, The End of Sexual Identity, p.70.

Atrás